<  Volver a página Spiritus International


LA FORMA Y EL LENGUAJE DE LOS ESPÍRITUS
Artículo escrito para NINA PETRE en colaboración con la entidad astral que se llama IBRAHIM

Los espíritus son chispas de la luz divina. Dios es uno y el mismo para todos los seres de la Tierra. A hablar de todas las formas de vida en este planeta me refiero a: hombres, animales, insectos, plantas, formas de relieve (ej. rios, cuevas, montañas, selvas, rocas) y muchas otras. Todo lo que existe en la naturaleza terrestre tiene un alma y cada alma pertenece a un espíritu. No existen los espíritus sin alma, tampoco existen almas sin la chispa de vida, que es el espíritu.

Las creencias que tienen las personas respecto al espirítu no son siempre correctas; existen conceptos poco claros al respecto que deben ser explicados. Es dificil de entender para algunas personas, que luego que una persona ha fallecido, ha sido enterrada, ha sido cremada o sus restos han llegado al mar, ésta nunca puede renacer o mantenerse siendo la misma persona más. Luego de nuestro paso por este mundo, sólo nuestro espiritu continua su travesía. Él es el que pasa la barrera de la muerte, junto con su alma. El hombre mortal desaparece del estado material para siempre y es el espíritu el que se mantiene vivo en el mundo donde habitan las chispas de luz, la energía y la inteligencia divina.

 

LA FORMA DE LOS ESPÍRITUS

Nadie, excepto el Supremo Creador que lo creó, no puede ver al espíritu en su totalidad.

Hay mortales que pueden distinguir la emanación luminosa de la energía del espíritu. Esta emanación abarca el alma del espíritu que se está observando. Dado que el espíritu es muy pequeño, es practicamente invisible para el ojo humano y la mente. La emanación luminosa (qué también se llama el "aura energética") tiene una gran medida, pero sus dimensiones son variables. Cada espiritu del espacio en el que existismos, de la atmósfera terrestre y del Cosmos tiene un "aura energética" de diversos tamaños. Los espíritus bien equilibrados, sanos desde el punto de vista de la energía, tienen una emanación luminosa cuya forma es la de una esfera perfecta.


Éstos son unos espíritus elevados, con los auras esféricos perfectos.

La mayoría de los espíritus-esferas ya no tienen la obligación de reencarnar en seres humanos. Ellos tienen muchas responsabilidades y ocupaciones celestiales, están trabajando infatigablemente para que el progreso celestial avance impecablemente en el mundo de los espíritus que gobiernan el Universo.

A diferencia de estos, algunos espíritus están en una mala condición de la energía y el alma, de manera tal que sus emisiones lumínicas no tienen una forma geométrica definida e incluso carecen de forma geométrica. Las cámaras modernas son capaces de grabar las diversas formas de los espíritus. Cuando la esféra de luz es incompleta, muestra agujeros o rupturas se entiende por lo tanto que el espíritu está en un gran sufrimiento. Ha sido atacado por energías hostiles o aún está en pleno proceso de desarrollo. Hasta convertirse en una forma esférica perfecta, él seguirá luchando mucho tiempo contra los enemigos energéticos y con la propia incapacidad de evolucionar más rápidamente, según sus aspiraciones. Cualquier espíritu de buena calidad se puede hallar, en ciertos momentos, en las situaciones peligrosas, pudiendo ser atacado de energías inferiores que están presentes por doquier en el espacio terrestre y cósmico. El deber de cada espíritu que está en plena evolución es esperar y luchar para ascender de nivel, de tal manera que sea capaz de acercarse a la luz emitida por el Padre Celestial.


Éstos arriba son espíritus con el aura perforado o incompleto formado.

Los aparatos fotográficos han sido capaces de captar innumerables a las formas luminosas geométricas en todo el mundo: esferas, hexágonos, pentágonos, rombos, triángulos. Éstas son los auras de las entidades que están en plena evolución espiritual y que seguirán reencarnando en conformidad con sus intenciones. Mira las siguientes imágenes:

 

Las personas que pueden ver con los ojos de la mente en los espacios con más dimensiones son capaces de observar a veces las formas extrañas, blanquecinas o de diferentes colores. Éstos son los espíritus de una calidad inferior, desequilibrados desde el punto de vista de la energía y la moral. Ellos se esfuerzan permanentemente y diligentemente, llenos de esperanza de lograr el progreso espiritual y el acercamiento al mundo de los Ángeles de Dios. Sin duda, ellos son obligados a reencarnar muchas veces en personas atormentadas. Ejemplificamos con las imágenes de abajo:

 

Nota: Todas las fotografías de arriba son enviados por los lectores de nuestro sitio. Los derechos de autor NINA PETRE

 

EL LENGUAJE ESPIRITUAL

Muy poco y de manera ambigua se han escrito sobre el lenguaje de los espíritus. La gente debe saber que los espíritus tienen un lenguaje específico, totalmente diferente de lo que se hablan en la Tierra. Es un lenguaje energético, de vibraciones, que no puede ser oído y comprendido de ningún ser terrestre. Los médiums clariaudientes pueden sólo escuchar la traducción de la lengua del espíritu en el lenguaje de comunicación diario que utilizan en sus recepciones telepáticas. Ésta es una traducción automática cumplida por la benevolencia y el afán de los espíritus que hacen el trabajo de intérpretes. Nada sucede por casualidad entre los espíritus y los hombres, ni siquiera la comunicación telepática. Si un ser humano puede, gracias a un don divino, comunicarse mentalmente con los espíritus inteligentes, él obtendrá los mensajes en un idioma que conoce y en su propio nivel de entendimiento. Si, por algun motivo, el hombre recibe mensajes ininteligibles para él, entonces un cierto aspecto de su telepatía no funciona correctamente o, simplemente, los espíritus traductores no quieren ayudarlo.

Tendría muchas cosas que os diga acerca de las distinciones esenciales entre el lenguaje del espíritu y él del hombre. Puedo entender que las personas que han perdido a los más queridos desean con toda su alma reecontrarse con ellos bajo la misma forma, tan bien conocida por ellos. Esto es imposible, como he mencionado anteriormente. Éstas personas se afirman de cualquier cosa y cualquiera que podría darles la esperanza de reunirse con los perdidos. Muchas personas en todo el mundo apelan a los médiums para acercarse de alguna manera a las almas que han pasado en el mundo del espíritu. En los mensajes ofrecidos por los médiums las personas inconsolables en su pena buscan con fervor las palabras del ser que ha pasado al otro lado; palabras que les son familiares y tan apreciadas en su interior. ¡Cuán felices son aquellas que reconocen las palabras del fallecido en las palabras del médium! ¡Qué gran consuelo y esperanza para una reunión al otro lado de la muerte! ¿Pero qué podemos hacer con aquellas que no reconocen los dichos de los queridos? Su decepción es profunda. Quiero explicar algo más a ellas. Una vez que han llegado al reino donde no hay cuerpo, los espíritus olvidan todo lo que sabían como seres humanos. El choque provocado por la muerte es inmenso, especialmente a los que han tenido un fin rápido y violento. Me refiero a los fallecidos por los crímenes, suicidios, accidentes. Éstos están obsesionados mucho tiempo por la tragedia en la que se han perdido la vida y olvidan a menudo quienes fueron en la Tierra. Para ellos, el periodo de regreso de la memoria espiritual es mucho más grande que en el caso de la muerte natural. Los que murieron de vejez y se tomaron tiempo suficiente para abordar los hábitos de la vida después de la muerte recobran sus recuerdos más rápidamente.

El último punto que me gustaría mencionar a las personas que piden a los médiums las conversaciones con los espíritus de los seres amados es la siguiente: las intenciones egoístas, sin humanidad, no deben tener lugar en las relaciones con el reino invisible. Las más nobles razones para comunicar son las anímicas o emocionales. Es exagerado y absurdo que pidamos a los espíritus revelar los detalles técnicos del mundo material, cómo sería por ejemplo las contraseñas de los dispositivos electrónicos. También las solicitudes por descubrir las joyas o documentos escondidos son indignos de tomar en cuenta. En conclusión, a las personas que deseen comunicarse con el mundo de los espíritus se les ruega no exagerar en sus expectativas. Los espíritus les podrán dar consejos espirituales y morales, palabras que valen oro y que serían imposible de obtener en alguna otra parte. El egoísmo, los intereses mezquinos, materiales o simplemente humanos, les son desconocidos a los seres del mundo invisible. Ellos sólo tienen inteligencia y alma. No les interesa el dinero, la riqueza, las funciones altas destinadas a los hombres, ni la competencia salvaje, la sed de venganza, el odio, la envidia, la hipocresía.

Los mortales que se esfuerzan por eliminar estos peligrosos sentimientos egoístas de su corazón tendrán, sin duda, menos motivos para arrepentirse cuando lleguen al mundo de Dios...

NINA PETRE
17 de abril de 2008
 

Vea todas las fotos de los espíritus (haga click en los enlaces de color azul)

© Todos los derechos reservados www.spiritus.ro


Read this article in English

Leia este artigo no português


Stats